sábado, 29 de enero de 2011

Constatación: hay un tiempo para hablar. Ha llegado el tiempo de callar.