domingo, 31 de enero de 2010

No es exactamente lo mismo, estar callado, que no decir nada.